Defensa de la familia natural

11.gif

En los últimos tiempos, se ha introducido en la sociedad, a través de los organismos internaciones y las leyes emanadas de ellos e implantadas en los países occidentales, diversos modos y maneras de menospreciar la importancia de la familia natural tradicional, formada por un hombre, una mujer y los hijos. Una de ellas es el mal llamado “matrimonio homosexual” que consiste en la unión conyugal entre dos hombres o dos mujeres.

Los políticos, ideólogos y juristas que tratan de defender este nuevo concepto de matrimonio y de familia, están imponiendo a toda la sociedad sus ideas bajo la acusación a los que manifiestan su discrepancia, de provocar discriminación, de incitación al odio en general o bien al odio homofóbico. Pero esta es una acusación falsa, porque sin manifestar ninguna clase de odio o rencor a nadie ni a nada, la libertad de pensamiento y expresión que tenemos todos los seres humanos en los regímenes democráticos permite toda clase de discrepancias bien argumentadas y razonadas, con el debido respeto a quienes piensan de manera distinta.

Desde luego que la libertad de expresión tiene sus límites que no se pueden superar o conculcar como son el derecho al honor, la burla grosera, la mofa de las creencias y convicciones religiosas, la calumnia sobre la reputación de las personas, el insulto personal, etc. Cumpliendo esos límites, no se puede apoyar ni tolerar la falsedad de que, porque una persona discrepe de otra o de otras de ideología distinta, ya está cometiendo un delito de odio u homofobia, porque eso hay que probarlo y si no se hace, se está utilizando falazmente una falsa acusación para imponer sus ideas a los demás.

Personalmente, no estoy de acuerdo con llamar matrimonio a la unión conyugal de dos hombres o dos mujeres porque se desvirtúa el matrimonio natural entre hombre y mujer y se impide la procreación natural y el derecho de los hijos a tener un padre y una madre, como referencias del desarrollo de su vida humana en sociedad.

Considero que esa tendencia de unión conyugal entre dos personas del mismo sexo, es un capricho del que, o de los que la sustentany los caprichos de las personas nunca se deben convertir en derechos reconocibles ni reconocidos por la sociedad ni por las Leyes que las rigen, son caprichos del individuo o de varios o de muchos a título personal, que no se pueden ni se deben imponer a los demás de modo totalitario, amenazando o castigando al que discrepe.

El Artículo 510 del Código Penal vigente en España dice textualmente: 1. Los que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía, serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses.

Este artículo lo utilizan los partidarios del homosexualismo y la ideología de género para insultar, calumniar, demonizar, crucificar y atacar ferozmente a los que discrepan de sus planteamientos. Espero que nadie deduzca de mis palabras ninguna clase de provocación, a la discriminación, odio o violencia, porque se estaría equivocando o falseándolas por motivos personales, para conseguir sus propósitos a toda costa. Se trata sencillamente de manifestar mi opinión como ejercicio de libertad de pensamiento y expresión, propios detodo régimen democrático.
Roberto Grao

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: