Observaciones sobre la actualidad española

 

Personalmente no creo que la situación española sea tan calamitosa e insostenible como algunos dicen, ni tampoco que es totalmente normal como otros manifiestan. Considero que tiene aspectos negativos pero también cabe sostener la esperanza en los positivos.

Bastantes medios de comunicación han contribuido a esclarecer corrupciones que han pasado demasiado tiempo desapercibidas, y muchos ilustres periodistas han puesto claramente el dedo en la llaga. Por otra parte son dignos de felicitar las fuerzas policiales y judiciales cuyo comportamiento en general ha sido ejemplar. Realmente en ellas ponemos nuestra esperanza de una auténtica regeneración democrática.

Pienso que el origen de la corrupción generalizada puede deberse, entre otras causas, a dos condicionamientos que son perfectamente rectificables. El primero de ellos es el relativismo ético predominante en estos últimos años. Como ya decía Cervantes en su Don Quijote: 'Letras sin virtud son perlas en el muladar'. Si no hay unos principios éticos basados en valores transcendentes, todo es relativo en cuanto se enfrenta a los intereses personales del dinero, del poder, de la buena reputación, etc. En mi opinión personal el auténtico muladar en el que vivimos es una consecuencia lógica de las 'letras sin virtud'.Es innegable que hemos avanzado mucho en los aspectos técnicos de campos muy variados, pero si fallan los fundamentos éticos me parece una consecuencia inevitable encontrarnos en el 'muladar' de la corrupción que afecta no solamente a los políticos, con honrosas excepciones, sino a otros muchos campos de las actividades sociales.

Y segundo, también creo que la corrupción en el campo político se debe, en gran medida, al excesivo poder que en la transición, por otra parte admirable, se les concedió a los partidos políticos y a las comunidades autónomas que, en un principio se les otorgó con la mejor buena fe, como efecto natural de la 'ley del péndulo' cuando tratamos de ordenar democráticamente una situación autoritaria y centralista.

Una cosa y otra son perfectamente superables si hay buena voluntad por parte de todos. Considero que sería un acierto que los dos principales partidos, con la colaboración de todos los demás, llegasen a acuerdos eficaces contra la corrupción aunque les perjudicase momentáneamente. Me parece que la ciudadanía se lo agradecería profundamente.

Luis Corell Ruiz

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: