LEY DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

imagen

 

A mediados del pasado siglo XX el novelista inglés Aldous Huxley, publicó una novela de ciencia-ficción con el título de “Un mundo feliz” que era, por su contenido fundamental y las posibilidades  que anticipaba, realmente inquietante y estremecedora. Se trataba esencialmente de que el Estado de un país indeterminado, había logrado, no solamente producir seres humanos en laboratorio, sino programarlos para que cumplieran en su vida aquellos cometidos para los que habían sido producidos, cultivados y programados. Creo recordar que unos eran sumamente inteligentes y estaban programados para ser Dirigentes del Estado; otros, menos inteligentes, se dedicaban a estudiar el mejor modo de ejecutar eficazmente las órdenes de los anteriores, eran los Programadores; y por último, estaban los Ejecutores, una especie de esclavos que su misión era cumplir fielmente las órdenes recibidas de los anteriores, sin capacidad para pensar por sí mismos en ningún momento.

Naturalmente todo era ciencia-ficción de anticipación, porque, aunque al finalizar el mismo siglo XX se ha conseguido la producción de seres humanos en laboratorio, mediante la llamada “fecundación in vitro”, fecundación humana en probeta, que consiste como sabemos en unir espermatozoides  masculinos  con un óvulo femenino, para que se produzca el embrión humano, la posibilidad de dotar a los seres humanos producidos de este modo,  de un mayor o menor grado de inteligencia y de programarlos adecuadamente para que respondan a un determinado modo de ser permanente, no parece que esté al alcance de las posibilidades del ser humano. Sería el caso de que unas personas crearan a otras a voluntad, con las características irreversibles que quisieran imponerles las unas a las otras, lo cual creo firmemente y espero que  nunca será posible.

Efectiva y desgraciadamente, desde finales del siglo XX, ya se pueden “producir seres humanos en laboratorio”, con independencia de la intervención natural de sus padres biológicos. En España se denomina “Ley de Reproducción asistida”. Sin embargo, a ningún investigador se le ha ocurrido acometer el segundo paso de esa producción que consiste en la gestación, tal vez porque esa acción, aunque fuera posible conseguirla, resultaría antieconómica, y es indudablemente más barato que  lo haga una mujer que ha sido dotada por su naturaleza para hacerlo, sin necesidad de grandes  gastos en instalaciones y materiales de experimentación y alimentación. Por eso, seguramente nunca se pretenda hacer en laboratorio.

Resulta por tanto, que el papel de la mujer en la creación de seres humanos es  económico, natural  e insustituible. La fecundación de seres humanos artificialmente da beneficios –de  ahí la existencia de clínicas de reproducción asistida- pero la gestación no, porque de lo contrario, ya se habrían constituido clínicas de gestación asistida sin tardanza, atendiendo a lo que suelen decir algunos ideólogos que, “todo lo que se puede hacer, por muy antiético o inmoral que nos parezca, se termina haciendo por alguien”,  salvo que no sea rentable económicamente para nadie,  podría añadirse.

Desde el punto de vista de la dignidad humana, si uno piensa con objetividad en esta ley de reproducción asistida, necesariamente llega a la conclusión de que es una inmoralidad, puesto que el nacimiento de la persona, ya no depende de la voluntad y el amor de los padres, sino de un aparato de laboratorio y la pericia aleatoria de un médico experto en manipular células humanas. Inmoralidad, porque es privar de la vida a un numeroso grupo de embriones humanos para satisfacer el egoísmo de unos padres que no pueden tener hijos, lo cual es lo mismo que abortarlos antes de nacer, incurriendo en una especie de eugenesia prenatal, lo cual es una gravísima injusticia. Esos padres para satisfacer sus deseos de descendencia, podrían adoptar niños y actuar así en plena coherencia con la ética y la ley natural que deben regir todos los actos de los seres humanos.

Roberto Grao Gracia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: