La alegría

la_alegria_de_vivir

La  alegría es una virtud humana que debemos seguir cultivando. Una  persona triste es una triste  persona. 

¿De qué alegría hablamos? ¿De la alegría fisiológica del animal sano;  de la alegría del que le ha tocado la lotería; de la alegría o risa del payaso de circo: de la alegría  del que lleva cierto grado etílico …?

No; hablamos de la alegría como virtud humana y que como cualquier otra virtud exige lucha.

¿Es compatible la alegría con las contrariedades de la vida: enfermedades personales o de nuestros seres queridos; reveses económicos; situaciones de paro; roturas familiares …? ; Si; es compatible. Evidentemente la forma de manifestarse será distinta. Ante la perdida de un ser querido o un fuerte revés del tipo que sea no vamos a estar  como se está en la sobremesa de una boda. No seria humano.

Nos referimos a la seguridad interior que proporciona estabilidad emocional, equilibrio. Somos conscientes en todo momento de que mantener la alegría no es como una linea horizontal. Sabemos que en toda vida hay  altibajos en  el ánimo, como sabemos que el año tiene cuatro estaciones y que por crudo que sea el invierno después siempre viene la primavera.

Podemos preguntarnos: ¿Estoy satisfecho de mi edad y situación? Hay que estar contentos con nosotros mismos. Si para estar contentos con nosotros mismos hay que rectificar algo en nuestra conducta, pues, con humildad y firmeza, decidirse a rectificarlo. Es una alegría rectificar –ya lo dice el refrán: rectificar es de sabios-. La vida es lo que viene, no lo que fue y debemos estar atentos a que nuestro pasado – el que sea para cada uno- no  condicione demasiado nuestro  presente. Si hay que perdonar, se perdona; si hay que pedir perdón, se pide.  Con estas disposiciones empezamos de cero. ¡Que alegría que no haya ningún resentimiento en nuestro corazón! Así comenzamos y recomenzamos de nuevo nuestra lucha cada día.

Hay que mantener las ilusiones y esperanzas y el orgullo de lo realizado. La serenidad, equilibrio y sensatez nos dan una autoridad real.

Para los creyentes la virtud de la Esperanza –seguridad de que Dios nos gobierna con su providente omnipotencia, que nos da los medios necesarios –también es una buena razón para estar alegres.

Juan Blasco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: