A vueltas con el aborto

   Confieso que no les entiendo. A los defensores del aborto, no les entiendo. ¿Qué les mueve a defender, como un derecho de la mujer, el que esta pueda abortar a su hijo? Sinceramente, son tan increíbles los supuestos, en los que basan tal “derecho”, que resulta difícil rebatirlos, por eso mismo, por absurdos. En España, en el año 1.985, se despenalizó el aborto en tres supuestos: violación de la mujer, riesgo para la salud física de la madre y del feto, y riesgo para la salud síquica de la madre. Es decir, el aborto seguía siendo delito, pero si se abortaba en uno de estos supuestos, no se podía juzgar a la madre, ni al que la ayudase.

   De facto, más que una despenalización, fue una legalización. Aparecieron clínicas, mejor llamadas “abortorios”, donde por un precio más o menos elevado, se extendían informes, en general falsos, para declarar que aquel embarazo era muy peligroso para la salud síquica de la madre; y a continuación se abortaba. Un reportaje danés sobre las clínicas españolas demostró, que se efectuaban abortos en fetos que incluso tenían siete meses o más; solo había que falsificar, la supuesta edad del feto. No contentos con esta situación, y a raíz, de una investigación sobre las clínicas del supuesto Dr. Morín, donde se realizaban autenticas carnicerías, triturando los fetos, y saltándose a la torera la permisiva legislación española; el Gobierno socialista del Sr. Zapatero promulgó la ley Orgánica 2 / 2010 sobre Salud Sexual y Reproductiva, -¡Toma ya con el título de la ley!- donde el aborto pasa a ser un derecho, y ya no harán falta supuestos despenalizadores, en las primeras catorce semanas. Solo bastará la voluntad de la madre –El padre no tiene nada que decir, el hijo es solo de la madre, ahora bien, si la madre decide tenerlo, entonces el padre deberá ser corresponsable, en su paternidad. ¡Curiosa legislación!- No entraré en más consideraciones sobre dicha Ley, y sobre todo lo que se ha dicho a favor y en contra de ella.

   Yo solo quiero saber ¿Por qué? El por qué de la Ley. Se supone que una ley, y sobre todo en un Estado de Derecho, como parece que es el nuestro, sirve para mejorar a la sociedad que la suscribe. ¿Esta ley nos mejora como sociedad? Yo creo que no. Es una ley del fracaso. Es decir, en cualquier sociedad sería un éxito que no hubiera ningún aborto. Si todas las relaciones sexuales entre hombre y mujeres se mantuvieran, con todos los medios contraceptivos adecuados, para evitar embarazos no deseados; estos no se producirían y no haría falta abortar. Es decir, que se ha elevado a la categoría de derecho, un fracaso previo en el control de la propia sexualidad, tanto en los hombres como en las mujeres. ¿No sería más lógico, que la lucha fuera en el otro sentido? Es decir, buscando una sexualidad más consciente y madura y que fuera conocedora de sus consecuencias deseadas o no, esto es el embarazo.

   En España, cada año se producen unos cien mil abortos. La mayoría de ellos en clínicas privadas, lo que, por otro lado constituye un buen negocio, desconozco las cifras, pero en todo caso serán importantes. ¿Acaso somos una sociedad mejor, por que en ella se producen muchos abortos? ¿es este un dato para enorgullecerse como sociedad? Yo creo que no. ¿Por qué entonces, se eleva a la categoría de derecho, lo que antes era un delito? Solo se me ocurre una explicación: para obligar a los médicos de la sanidad pública a practicarlos, ya que hasta ahora eran muy pocos los que los hacían, acogiéndose a la objeción de conciencia. La negación de un derecho – en este caso el increíble derecho a asesinar al ser más inocente de todos, el que aun no ha nacido – puede constituir un delito y ser castigado con penas de cárcel incluso. ¡El mundo al revés! Los médicos encarcelados por negarse a practicar un aborto.

Ahora que el Gobierno del PP, con Gallardón al frente, como ministro de Justicia quiere derogar algunos artículos de la citada Ley 2 / 2.010; la oposición del PSOE ha saltado con Rubalcaba a la cabeza, y muchas organizaciones llamadas “feministas”. Han dicho que las mujeres pueden volver a la cárcel por abortar. Es una falacia: hace más de treinta años que eso no sucede, después de casi un millón de abortos. Han dicho que acabarán con los derechos sexuales de la mujer (¡¿Cuales serán esos derechos?!) Pero nadie me dice una respuesta que pueda justificar tal barbaridad. La defensa del aborto no es más que un cáncer destructor de nuestra propia sociedad. ¿Quién puede querer alimentar algo que te puede destruir. Es sencillamente diabólico.    ¡De verdad que no les entiendo!

   ALEJANDRO PEREZ BENEDICTO

Anuncios

2 Responses to A vueltas con el aborto

  1. flor edith arriaga espinosa dice:

    yo pienso que el aborto no puede pasar. Porque cómo es posible que una mamá quiera matar a su hijo. Es imposible que alguien quiera hacerle daño a una criatura de ese tamaño a una vidita

  2. aramo dice:

    Pero el hecho es que el aborto es un asesinato. Y a tener en cuenta que el 50% de esos asesinatos eran mujeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: