Las personas, el amor y el matrimonio

Familia

   Chico y chica se conocen, se enamoran y se casan. ¡Matrimonio!. Tienen hijos. Los educan. Son felices. A estas alturas del relato seguro que ya se alzan voces para afirmar que “existen otros modelos”: de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, etc. Y eso sí, todos autodenominándose “matrimonio”, porque es un nombre que tiene el prestigio avalado por muchos siglos de historia.

   Son las mismas voces que defienden la promiscuidad con todas variantes que se puedan imaginar, como si el placer sin responsabilidad fuese el fin de la sexualidad. El hecho de que el sexo es la facultad que transmite la vida humana de manera natural, es considerado anticuado.

   Los defensores de estos otros “modelos”, se enfadan contra quienes manifiestan la genuinidad del matrimonio compuesto por un hombre con una mujer. Y como argumento exponen una casuística, si es preciso rebuscada, aireando con saña los casos de fracasos matrimoniales y afirmando que en otro tipo de uniones todo es maravilloso y sin problemas. Pero esa falacia ¿Quién se la cree?
José Murillo Berges
————–
Otros temas relacionados:
Síndrome del niño rico
Estimular el estudio
Otros artículos sobre LA FAMILIA
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: