El estudio en las diferentes edades


    Una de las preocupaciones comunes de los padres es que sus hijos sean buenos estudiantes y terminen unos estudios universitarios o profesionales.

    Pero conviene saber que las disposiciones para el estudio son diferentes según la edad. Cuando los chicos son pequeños tienen un gran afán de aprender y una curiosidad muy amplia. Son típicas en la infancia las preguntas constantes que los chicos hacen de todo a sus padres y profesores.

    A la edad de los seis a once años les gusta destacar en el estudio, sintiéndose satisfechos si consiguen buenas notas o algún premio en el colegio. Además, a esta edad suelen desarrollar las capacidades que facilitan el estudio, como la memoria, la capacidad de observación y la inteligencia lógica. Es una edad muy propicia para que adquieran hábitos positivos de estudio, como trabajar mucho y bien y aficionarse a la lectura y ayudar a los demás.

    Cuando los chicos se hacen mayores y llegan a la adolescencia las cosas cambian: disminuye la curiosidad intelectual y no le preocupa quedar bien ante los padres y profesores. En ocasiones parece que caen en la pereza y falta de voluntad que repercute negativamente en los resultados escolares.

    Otro cambio importante en la adolescencia es el empleo del tiempo libre. En circunstancias normales el tiempo de ocio es una oportunidad para cultivar aficiones e intereses personales, para hacer nuevos amigos y mejorar el nivel cultural. Pero los adolescentes suelen hacer un mal uso del tiempo libre, aprovechándolo para disfrutar de una conducta autónoma sin la dependencia de padres y profesores. Esta edad es una oportunidad para autoafirmar su personalidad insegura y frecuentar el trato con los amigos. El tiempo libre es una ayuda para liberarse de las tensiones propias de la edad. Pero también se puede hacer un mal uso del ocio y se convierte en una ociosidad permanente, donde reina la vida permisiva y no aparecen normas de conducta ni autoexigencia personal. Estas circunstancias no favorecen ni la maduración humana ni intelectual.

    Por ello es necesario aprender a controlar el tiempo libre mejorando estos aspectos: hacerse un horario que permita tener el tiempo ocupado atendiendo a los amigos y a la familia, hacer deporte y hacerse un plan de lecturas interesantes.
Arturo Ramo García
www.aplicaciones.info
————–
Otros temas relacionados:
La televisión y el estudio
Enseñar a estudiar
Otros artículos sobre TÉCNICAS DE ESTUDIO
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: