Treinta años de desentendimiento educativo

   Hace unos treinta años, estando la UCD de Suárez en el Gobierno, y Otero Novas de Ministro de Educación, se aprobó la primera ley orgánica educativa de la democracia, la Ley Orgánica 5/1980, de 19 de junio, por la que se regulaba el Estatuto de Centros Escolares (LOECE). De corta vida, puesto que al obtener los socialistas la mayoría absoluta en 1982, la derogaron en cuanto pudieron. Incluso hay quienes la olvidan en nuestra Historia educativa reciente, como si no hubiera existido.

   La dieron “caña” como vulgarmente se dice, la Federación de Padres “Giner de los Ríos”, sindicatos de enseñanza, Coordinadoras de estudiantes, Juntas de Distrito, el PSOE, y otros movimientos calificados de “soviet escolar”. Los socialistas plantearon un recurso de inconstitucionalidad. Luis Gómez Llorente, portavoz del grupo socialista en la Comisión de Educación del Congreso, la calificó de autoritaria y privatista. La izquierda clamaba “contra la política de privatizaciones de la enseñanza, contra el poder absoluto de los órganos unipersonales de dirección, contra el control ideológico de los centros por parte de los propietarios, y especialmente contra su “ideario”.

   El anterior ministro de Educación, Gabilondo, cuando el Estado había traspasado casi todas sus competencias en materia educativa a las Comunidades Autonómicas, intentó conseguir sin éxito un pacto educativo, que debió lograrse mucho antes, para no permitir que varias generaciones se educaran sin el amor y nexo hacia España como destino común. Y así nos va, porque desde entonces se han sucedido leyes orgánicas de derecha y de izquierdas, propiciando los diecisiete sistemas educativas que tenemos, un fracaso escolar constante, y voces de secesión.

   Por eso, da pena ver y oír los reproches que el PP y los socialistas se lanzan en la actualidad, de cara a las próximas elecciones. Mientras Gabilondo se solidariza con los huelguistas que protestan por el aumento de las horas lectivas, presenta a los consejeros de las comunidades un plan de fomento de la FP, y desiste de aprobar el decreto de acceso al profesorado, el PP le reprocha su recorte del 23 % en educación no universitaria.

   La Educación es básica para articular a una nación. Hablan de que España es un gran país, pero a muchos no les importa empequeñecerlo con tanto desentendimiento educativo.

Ricardo Gutiérrez Ballarín
—————–
Otros temas relacionados:
Para mejorar al hombre
Dos perlas de la EpC
Otros temas de Educación diferenciada
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: