Sobre el aborto, de nuevo

EL ABORTO
   Leí, el otro día un caso espeluznante. No sé si darlo por cierto, porque lo que sale en Internet, no lo es siempre. Se trataba de una entrevista a una joven argentina, que estaba cumpliendo condena en una cárcel por haber asesinado a su hijo con un cuchillo, horas después de haberlo dado a luz. En Argentina el aborto aún es ilegal, y del tono de la entrevista se deducía mas o menos la siguiente tesis: la joven había tenido una relación con un hombre mayor que la había abandonado, una vez esta se había quedado embarazada; esta agobiada por las circunstancias, había terminando haciendo lo que había hecho y cumplía una grave condena por ello; de ahí se podría deducir que si el aborto fuera legal en Argentina, esta joven hubiera abortado y no hubiera asesinado con un cuchillo a su hijo, cargando con la pena de prisión ni con la pena emocional de haberlo acuchillado.

   Entonces se podría inferir que las leyes que regulan el aborto despenalizándolo son buenas porque evitan situaciones como la descrita. Si esta joven hubiera vivido en España, pues hubiera abortado en cualquiera de los abortaderos legalmente establecidos, previo pago de una cantidad de dinero, eso sí, que el negocio es el negocio, y estaría no se si feliz y contenta pero al menos no en la cárcel, sino en la calle. Y yo pregunto: el hijo ¿sentiría alguna diferencia de ser asesinado por su madre con un cuchillo, a ser troceado, aspirado y tirado a un contenedor de residuos orgánicos? Probablemente le daría lo mismo, si pudiera hablar; a fin de cuentas en ambos casos estaría muerto. Nunca sabremos su opinión, nunca sabremos si quería vivir. Yo creo que si, casi todos los seres vivos tienden a la vida y quieren vivir, por instinto y por convencimiento. La única y cruel igualdad entre ser asesinado por tu propia madre con un cuchillo y ser víctima de un aborto legal está en que al final estás muerto. Solo que en el primer caso, tu madre pagará una pena de prisión muy larga, como es de justicia; y en el segundo caso nadie pagará nada porque será legal. ¡Dios mío!¡que bajo hemos caído!.

ALEJANDRO PEREZ BENEDICTO
—————
Otros temas relacionados:
La intervención del aborto
La ley del aborto va contra la ciencia
Otros artículos sobre el aborto
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: