Sembradores de odios


Causa dolor y pena comprobar cómo una vez más se está atacando a la Iglesia de Jesucristo y a su cabeza visible, el Papa Benedicto XVI, con motivo de los escándalos de pederastia cometidos por algunos sacerdotes católicos de Irlanda y Estados Unidos. Sucede que, si fueran unos pocos personajes incultos e ignorantes, los que atacan de modo tan furibundo, podría pensarse que lo hacen equivocadamente, pero la cultura, el nivel intelectual y el número de personas y medios de comunicación que se están aprovechando de esta desgraciada circunstancia que la Iglesia y el Santo Padre son los primeros en lamentar y actuar adecuadamente, lleva a inferir que se trata de una campaña como otras muchas ocurridas a lo largo de la historia, para calumniar, difamar y mancillar a la Iglesia católica y, hoy también, a la figura de Benedicto XVI.

    Porque se puede criticar que algunos obispos no hayan actuado con la rapidez debida cuando tuvieron conocimiento de los hechos, separando del ejercicio de su ministerio a los sacerdotes pederastas y homosexuales, poniéndolos a disposición de la autori-dad civil, y resarciendo en lo posible el gravísimo daño causado a las víctimas, en este caso niños inocentes puestos bajo la custodia de esos clérigos indignos. Pero lo que no se puede, o mejor dicho, no se debe, porque es radicalmente injusto y denota mala intencionalidad, es aprovechar la ocasión de esos lamentables hechos para descalificar al Papa y a toda la Iglesia ante la opinión pública sembrando el odio hacia ellos, sabiendo que esos sacerdotes representan una ínfima parte del total de personas que han recibido una misión de caridad, de fe y de buena doctrina tan contraria a los hechos denunciados, y no digamos de la totalidad de los fieles cristianos que lamentamos profundamente lo ocurrido y procuramos rezar por la santidad de los sacerdotes y obispos, para que sucesos como estos no ocurran.

    Efectivamente, son actuaciones de mala fe que merecen el calificativo que expreso al principio de este escrito sin paliativos y que, aunque no sean una novedad en el devenir de las sociedades donde la Iglesia está presente, los católicos no debemos pasar por alto, por aquello de que, el que calla otorga y también por defender la honorabilidad del Santo Padre y de la misma Iglesia en su conjunto.

    Veamos la sibilina afirmación de una laicista militante: “La entidad de la difusión del abuso sexual de niños por parte de sacerdotes socava la misma legitimidad de la Iglesia católica como garante de la educación de los pequeños”. Con el término entidad, se quiere significar que una importante cantidad de sacerdotes hayan incurrido en esos abusos, lo cual, además de no aportar ninguna prueba, es falso de toda falsedad, ya que seguramente no llegan ni al 0,1 % de todos los sacerdotes de la Iglesia Católica en el mundo.

    Sucede que el odio suele ser difusivo, sobre todo cuando afecta a un colectivo de personas con una ideología determinada generalmente de izquierdas y está ligado al ateismo, especialmente cuando éste no es conformista sino militante. Pero también ocurre que ese odio se reviste de aparente buena fe para seducir a las personas ingenuas e incautas, con mentiras, estadísticas y encuestas manipuladas; es la hipocresía del mal, que se disfraza de bien para convencer o engañar a las conciencias de ciudadanos ignorantes y adormecidos, que rechazan las preocupaciones, los problemas y las manipulaciones que aparecen alrededor suyo sin ningún espíritu crítico hacia el mal, cuando éste no les afecta directamente.
Roberto Grao Gracia
————-
Otros temas relacionados:
El Obispo Polanco y su estatua
El respeto a la dignidad humana
Otros artículos sobre RELIGIÓN
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: