Abusos en la Sanidad Española para todos


   Un español curtido en años, en plena crisis económica, cuando supo que el mayor de sus tres hijos, después de haber tenido varias experiencias con otras mujeres nacionales, sin descendencia, entablara relaciones a través de Internet, y se casara por la Iglesia católica, casi de improviso, con una brasileña, madre ya de un hijo, tuvo un gran disgusto que le quitó el sueño. Hubiera preferido de nuera una mujer más cercana.

   No le quedó más remedio que aceptarla, y por ser carga colateral, ayudarla indirectamente cuando lo hizo a su hijo, como muchos abuelos lo hacen a sus descendientes y nietos. Temía que ocurriera lo que estadísticamente parece que sucede mayoritariamente, que son amores interesados que duran mientras solucionan sus intereses creados, para volver a sus países después de haberles mermado sus ingresos, o arruinado. Y no tuvo más remedio que irla aceptando como pudo, porque su hijo era mayor de edad, y llegó del Brasil casado, con la brasileña y su hijo, como hecho consumado.

    Estando ya su esposa en España, no sé que problemas sanitarios tuvo que les obligó a acudir a la Seguridad Social, y como en su emparejamiento le quedaban papeles por resolver aquí, le pasaron la correspondiente factura de gastos cuando estuvo restablecida. Pero removió Roma con Santiago, y en esa trágala que supone nuestra Sanidad nacional, al final consiguió evitar el desembolso, y que pagáramos todos la factura. Después se dio prisas para afiliar en nuestra Seguridad Social, a ella y a su hijo.

    Esto no es un caso aislado, y aunque ahora entran menos, con múltiples variantes, la mayoría de los que pasan nuestras fronteras, disfrutan de los derechos de Sanidad y Educación. Servicios que nos cuestan dinero, y salen de la Caja de los que hemos cotizado durante largos años, produciéndonos masificación y peor trato. Y hay europeos comunitarios, residentes en España, que agilizando trámites burocráticos, lo aprovechan para que les hagan operaciones caras, que en sus lugares de origen las niegan.

    Y la cosa no quedó ahí, sino que a los pocos meses vino a España su suegra, y con la experiencia adquirida, lo primero que hizo fue empadronarla, ahora con más facilidad, dando una residencia falsa para que si enfermara, no tuviera los problemas que tuvo con su hija.

    Que en un país como Estados Unidos, veamos las dificultades que tiene Obama para generalizar la Sanidad, y que aquí parezca que puede asumir todo lo que le llega, hace pensar que ese beneficio que en décadas pasadas, obtuvimos todos los españoles con esfuerzo, empeore con el tiempo, y corra el riesgo de dar en quiebra.

    Y no hace mucho, la comisaria europea de Asuntos de Interior, Cecilia Malmström, advirtió a España de que no debe tolerar el empadronamiento de un inmigrante sin papeles, diciendo que “una vez las autoridades españolas tienen conocimiento de la presencia de una persona en su territorio nacional, procedente de un tercer país, que se encuentre en situación irregular, ya no son libres para tolerar esta situación sin iniciar los procedimientos de retorno, o para concederle el derecho a permanecer en el territorio”. De esta manera, la Comisión Europea se ponía en consonancia con polémica tesis del Ayuntamiento de Vic (Barcelona) de no empadronar a los inmigrantes ilegales, que fue totalmente rechazada por el Gobierno. Y fue el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien aseguró a mediados de enero, en plena polémica, que “la ley es clara y los ayuntamientos tienen la obligación de empadronar a todos sus inmigrantes”.

    En una época de crisis económica como la actual, en la que se acusa al Gobierno de despilfarrador, mientras se pretende un recorte adicional del déficit público del 0,5% para este año, equivalente a 5.000 millones de euros, y del 1% (10.000 millones de euros) para 2011, ¿no se podría controlar mejor esto, para situar nuestro déficit por debajo del 3 % que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento?.
Ricardo Gutiérrez Ballarín
——————
Otros temas relacionados:
¿Merecemos estos políticos?
El bien común
Enviar a un amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: